PortadaDocumentaciónArtículos y EstudiosLa predicación de san Josemaría. Descripción de una fuente documental
Documentación
Artículos y Estudios

La predicación de san Josemaría. Descripción de una fuente documental

Etiquetas: Tertulia, Alma sacerdotal, Studia et Documenta
Artículo publicado en Studia et Documenta 1. El autor, José Antonio Laoarte, describe la formación, la importancia y la situación actual del fondo documental que reúne los textos de la predicación oral de san Josemaría Escrivá de Balaguer conservados en el Archivo General de la Prelatura del Opus Dei.


A lo largo de la historia, es frecuente que las lecciones dictadas por afamados maestros o la predicación de grandes santos haya sido recogida por discípulos y seguidores. Sus anotaciones, en no pocos casos, han llegado hasta nosotros y se consideran una exposición fiel del pensamiento del autor. Así ha sucedido, por ejemplo, con Aristóteles: gran parte de sus obras nos han sido transmitidas por sus discípulos, que recogían las lecciones tenidas en el Peripatos. Es también el caso de san Agustín, cuyos sermones eran transcritos por los notarii que asistían a la predicación; luego, revisados o no por el santo, se difundían entre los fieles.

San Francisco de Sales tuvo una serie de reuniones con las primeras monjas de la Visitación, en las que, respondiendo a sus preguntas, iba explicándoles algunos puntos de sus reglas y de su espíritu. Las religiosas fueron tomando notas de esas charlas, que darían origen a las Conversaciones Espirituales.

Lo mismo ocurre con san Josemaría, y desde muy pronto. Por parte de personas ajenas al Opus Dei y, como es lógico, especialmente por parte de los fieles de la Prelatura.

Esa predicación se realizaba siguiendo los modos usuales de la predicación sacerdotal: homilías, pláticas, sermones, meditaciones, retiros espirituales, etc. A esos medios tradicionales, en el caso del fundador del Opus Dei se une otro, que en su actividad sacerdotal y espiritual tuvo una gran importancia: reuniones de carácter familiar y amigable (“tertulias”) en las que salían a relucir temas muy diversos: puntos de la doctrina cristiana o del espíritu del Opus Dei, noticias sobre la marcha del apostolado, comentarios de actualidad, etc.

Naturalmente, y además de las formas de predicación ya mencionadas, mantuvo conversaciones personales de dirección espiritual. Pero hay que señalar que desde el principio dio especial importancia a las tertulias como modo de transmisión oral de la doctrina cristiana y del espíritu del Opus Dei. Puede considerarse que las tertulias —no siempre resulta fácil la traducción a otros idiomas de esta conocida palabra española— fueron una pieza fundamental, si es lícito hablar así, de su “estrategia” apostólica.

Esas reuniones comenzaron muy pronto, casi desde el momento en que, tras la fundación del Opus Dei, inició su actividad para llevarlo a la práctica. En los comienzos, y por muchos años, se trataba de reuniones con pequeños grupos de personas. San Josemaría, respondiendo muchas veces a preguntas concretas de los presentes, les hacía partícipes de sus ideales cristianos y de sus afanes apostólicos, al tiempo que los impulsaba a colaborar en la difusión del espíritu que había visto en 1928. Como antes dije, este tipo de encuentros —las tertulias— fue siempre prioritario en su forma habitual de comunicación del
Evangelio.

En los primeros momentos de existencia de la Obra, como no disponía ni siquiera de un sitio adecuado para las reuniones, utilizaba las casas de unos y de otros, lugares prestados e incluso locales públicos como el rincón de un bar o de un parque, donde lograba crear un espacio de intimidad. Cuando pudo contar con instrumentos apostólicos más adecuados, a las meditaciones y charlas en oratorios se le siguieron uniendo, y con gran frecuencia, las tertulias en salas de estar u otros lugares de reunión. Así continuó ocurriendo hasta el final de su vida.

Lea el artículo completo y descárguelo en pdf.

Buscar en: Artículos y Estudios

Texto de la búsqueda




Fechas


Desde:
Hasta:



Documentos relacionados

Vídeo

La misión del sacerdote

Un profesor universitario pregunta a Josemaría Escrivá qué “función” tiene un sacerdote en la vida social. El contexto es una reunión en Brasil, el 1 de junio de 1974, año en que san Josemaría cumplía sus 50 años de sacerdocio.

Documentos

Testimonios